La nueva vida del fundador de Wikileaks en la embajada ecuatoriana

La vida de Julian Assange es muy aburrida. Así publicó el diario The Times en una nota donde relató estos últimos dos meses de encierro.

La nueva vida del fundador de Wikileaks en la embajada ecuatoriana

Julian Assange, se encuentra refugiado hace 59 días en la Embajada de Ecuador en Londres. Mientras tanto, el gobierno de Gran Bretaña gasta 79 mil dólares por día para evitar que el australiano pueda dejar la sede diplomática y viajar rumbo a Quito.

Quienes han podido visitarlo dijeron que estaba muy aburrido e intranquilo. Y no es para menos, ya que según una nota que publicó el diario británico The Times, Julian vive en una habitación muy pequeña y con mala ventilación.

Una cinta de correr, una lámpara solar y una cama, forman parte de las instalaciones de las que Assange hace uso. Además, cuenta con conexión a Internet, gracias a esto puede mantenerse informado de lo que ocurre afuera. Aún así, algunos se preocupan por su salud mental, ya que la situación es tensa.

Assange recibe muchas visitas, entre ellos los simpatizantes acaudalados que han pagado su fianza, como el periodista John Pilger y Vaughan Smith, que lo alojó en una vivienda de Norfolk durante más de un año mientras el periodista llevaba su caso ante el Tribunal Supremo. También lo visitan amigos que pretenden acompañarlo y animarlo. Escuchan música y lo incitan a bailar.

 

Fuente Fotos: International Policy Digest, El comercio